Qué hacer si llueve en una carrera

Llueve sobre mojado y mañana tienes carrera. ¿Cómo vestir? ¿Qué estrategia usar? ¿Te sientes como pez en el agua o prefieres que no caiga ni una gota? No desmayes. Aquí compartimos algunos consejos para que tu carrera fluya como río que camina hacia el mar.

1. Protege tu rostro

Considera llevar el cabello recogido y usar algún accesorio o visera para minimizar la lluvia que cae sobre tu cara. En cuanto a tus preciados luceros, puedes llevar lentes para el sol que te protegerán de la brisa, los insectos y cualquier salpicadura producto de la lluvia. Si vas a utilizar alguna loción humectante o protector solar, asegúrate de que sea a prueba de agua. Con la lluvia y el sudor el producto puede caer en tus ojos provocando ardor y distrayéndote de correr y pasarla bien.

2. Utiliza ropa liviana

Una regla de oro en el running es que nunca debes vestir ropa que no hayas probado durante tu entrenamiento. Lo ideal es que te sientas en plena comodidad con tu ajuar de atleta para que evites sorpresas de raspaduras, picazón o incomodidad por las costuras y pliegues en el diseño. En lo posible elige piezas livianas y que sequen rápido. Evita utilizar algodón y cúbrete justo lo necesario. Si tu carrera comienza en la madrugada quizás sientas tentación de llevar camisa manga larga o un abrigo, pero luego la humedad aumentará y el calor llegará para quedarse.

3. Resbala cuando llueve

Aléjate de superficies resbalosas. Esto incluye alcantarillas, tapas de metal, lozas pulidas y rampas en las aceras. Cuidado con el encintado blanco en el pavimento, pues también suele ser resbaladizo. Presta ojo al agua acumulada en la carretera y evítala si puedes, ya que es difícil saber si hay algún hoyo o declive que pueda ocasionar una caída o tropezón.

4. Equipo electrónico

Si vas a llevar música, protege el equipo electrónico. Cuando corrí mi primer medio maratón cayó un aguacero bien intenso y mi iPhone pasó a mejor vida. Para que eso no te pase, lleva tu teléfono con una cubierta de plástico. Si no tienes una, puedes improvisar con varias bolsitas transparentes con cierre hermético.

5. Tu piel

Minimiza la fricción en todo lo que lleves puesto. Considera humectar tu piel con aceite de coco o de jojoba en áreas de cuidado como tu pecho, espalda, cintura, talones y tobillos. Para prevenir raspaduras en los dedos de tus pies―y sobre todo en los talones―puedes cubrirlos con un poco de aceite, también. Que no se te pase la mano, usa sólo unas gotas.

6. Sonríe, goza y celebra en la meta

Confieso que gran parte de las veces me siento fenomenal cuando corro bajo la lluvia. Me imagino cual fondista olímpica estableciendo un récord personal. Cuando corremos vamos construyendo un libreto en nuestra mente y tenemos libertad para escoger los personajes de la aventura. Elige confiar en ti, en que has entrenado y que estás ready. Enumera las razones por las que te comprometiste contigo y recuerda que cada kilómetro es una victoria en tu caminar. Permite que el latir de tu corazón calle las voces de las dudas, el miedo y la auto-derrota. En cambio, súbele el volumen a esa voz tímida y solitaria que te recuerda que es tiempo de ser el héroe o la heroína de tu propia historia; que lo lograrás.

Recibe información, ofertas y noticias sobre el running en Puerto Rico.
facebook-profile-picture
Brenda Ivelisse: Maratonista, Trail Runner y Mentora. Entrena para clasificar al Boston Marathon. Sueña con viajar el mundo, corriendo. Instagram: @Corre Dora – Blog: www.nadiesequita.wordpress.com

You must be logged in to post a comment Login